SIT
El tiempo les pasa a estos chicos en las canas, pero no en las ganas, ni en la agilidad mental, ni muchísimo menos en la agilidad física. Qué trío de tres, oigan. Qué triciclo monoplaza, qué caudal de inventiva, de buen hacer teatral, de dominio del gesto y el tempo de representación, de embolsillarse al público, de convertirse en muchas personas a la vez con sólo cambiar una expresión, un movimiento de las cejas, una mirada de soslayo o una sonrisa.

Estuvimos anoche viendo Sit, el espectáculo del Tricicle que ha llenado durante tres días el Gran Teatro Falla de Cádiz, como parte de la gira que los tres vienen haciendo. Un espectáculo que coquetea con el cine brevemente, que se zambulle de lleno en la representación circense, y que aúna con maestría inigualable el humor en todas sus vertientes a partir de eso tan prosaico como es, sí, lo adivinan ustedes, una silla.

O muchas sillas. Cientos de sillas salen a escena, gigantescas y chiquititas, borreguiles y de automóvil, de dentista y de cine y de grada de fútbol o tendido de sombra, de bidet y de tronco y de humilde lechero y de tocaor flamenco y de sillón de cojines y de hombre bala y de tijera musical. Un prodigio escenográfico, con ni se sabe cuántos cambios de escena y vestimenta, jugando con la complicidad del respetable y burlándose de él cuando se tercia (ese Paco Mir escondido entre las sillas del público). Hay sketches cortísimos, de apenas dos segundos, y otras escenas más elaboradas donde una sala de espera les sirve para hacer mil y un juegos malabras con el sonido y la escenografía. Los Tricicle entran y salen continuamente de escena, aprovechando como por arte de magia los apagones y bajadas de telón, siendo capaces, insisto, de cambiar de personaje y hasta de envoltura física en apenas un segundo. Magistral el juego escénico donde cambiamos de un cine a una conferencia, y de ahí a una iglesia, y de la iglesia a un teatro, y del teatro a un partido, y otra vez al cine, ahora porno, y luego a un combate de boxeo, y después... Inenarrable.

Les hablaba de la forma física de los tres, cómo son capaces de remedar a la perfección a los atletas circenses, haciendo barbaridades físicas sin que parezca costarles el menor esfuerzo. El momento en que entre los tres (recogido en la foto) juegan con sus cuerpos para ilustrar distintas sillas y distintas formas de sentarse es de antología de muchos kilates. Y ni Carles Sanz, ni Paco Mir (al que tuve ocasión de saludar brevemente y que me da que podría ser un Sherlock Holmes perfecto) ni Joan Gràcia temen reconocer su deuda con los grandes maestros del mimo y la silla, desde Chaplin a Charlie Rivel y otros enormes payasos y caricatos de la escena.


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/28283

Comentarios

1
De: raul Fecha: 2005-03-20 12:50

un troll: A mí sí me interesa la opinión de RM. Sin embargo, lo que escriban trolls como tú no me interesa en absoluto.

En cuanto al post de Rafa, creo que El Tricicle llevan muchos años siendo los mejores en el terreno humorístico. Iba a puntualizar que a nivel nacional, pero lo bueno es que su humor sin palabras es exportable tal cual.

Lo que no terminó de gustarme fue su aventura cinematográfica... quizá porque había muchos gags repetidos o porque, simplemente, el formato ideal para su humor es el teatro.



2
De: RM Fecha: 2005-03-20 13:33

Troll: ¿de veras crees que a mí me importa que te interese o no?



3
De: Txiki Palomares Fecha: 2005-03-20 13:57

Don't feed the trolls.

Me acuerdo de ver Sit aquí en Madrid y salir un poco decepcionado, porque a pesar de que el Tricicle sigue teniendo momentos soberbios -tan lejos de los Morancos, por poner un ejemplo casi al azar- hay otros donde se nota la pérdida de fuelle. Pero es que son muchos años ya, muchos y desde luego ellos han envejecido con bastante más elegancia que otros -estoy pensando en Martes y trece, ay-. Hará cuatro años o cinco presentaron en Madrid un espectáculo cuyo nombre se me escapa -¿Entre tres?- y que consistía en una selección de gags de los últimos veintipicos años; era un espectáculo interactivo porque, al menos en teoría, el público decidía con sus votos los sketches que iba a ver entre una lista suminsitrada por el Tricicle. Algunos sketches podían tener veinte años fácilmente (yo me acordaba de verlos cuando era niño) y al volver a verlos conservaban su frescura.



4
De: V. Fecha: 2005-03-20 14:38

Yo he visto casi todos los montajes del grupo, y sigo alucinando como el primer día. Qué buenos son, qué buenos.

((eso sí, me jode que me hayas quitado el papel de Sherlock Holmes. Primero los minipicos yeyé, ahora esto... sniff))



5
De: dvd Fecha: 2005-03-20 17:55

Son geniales, este espectaculo es de los mas flojo en conjunto (la silla es un elemento esencial pero la excusa de la familia me parece algo "pobre" y eso lo demuestra que los mejores momentos del espectaculo son los gags "sueltos" como el del perro pastor - que por cierto debe en parte a la factoria de Buenafuente y el Terrar -) pero estos tres genios lo siguen siendo y tienen momentos memorables (desde su estreno televisivo con la coreografia de soy un señor soy un truhan, momentos de slastic -combate de boxeo, retranmisión deportiva- o de entretres -ese piso de solteros que se convierte en un parque de attracciones-). Y siguen siendo referencia en las noches de risas y bromas.

Por cierto Txiki, el espectaculo "interactivo" era Tricicle 20.



6
De: RPB Fecha: 2005-03-21 00:20

Off-topic lleno de felicidad: Rafa, ¿algún consejo para un recién admitido como auxiliar de conversación para allende las fronteras? :)



7
De: Ringo Fecha: 2005-03-21 00:24

Qué suerte, Rudolf! :) Cómo te pillaron?

(ANIMO Y SUERTE!)



8
De: Pablo Lata Fecha: 2005-03-21 07:31

Off- topic: RM, no me sale bien La Bitácora de El Gatu en la sección de enlaces.

On- topic: Y, desde luego, los Tricicle son la caña. Un entretenimiento de primer orden. Me duele la cabeza sólo de pensar lo que debe de costar (a nivel intelectual y físico, quiero decir) idear, desarrollar y preparar uno de sus espectáculos. Pero es que, además, lo hacen accesible a todo el mundo. Bravo por ellos.



9
De: RM Fecha: 2005-03-21 08:22

Jordi, ¿puedes poner por aquí la URL de tu bitácora? Yo tampoco la encuentro... :(



10
De: RM Fecha: 2005-03-21 08:22

Paciencia y mucha agua mineral de botella, Rodolfo, no de grifo.



11
De: RPB Fecha: 2005-03-21 09:14

Ringo: cuanto más guapo se es, más sencillo es todo ;-D



12
De: Vicente73 Fecha: 2005-03-21 11:21

Siempre q veo a los tricicle me acuerdo de Alfonso y Urbano.



13
De: RM Fecha: 2005-03-21 11:34

Yo también. En el espectáculo del otro día había dos gags identicos: el de los trogloditas y el de las butacas del cine.

Alfonso y Urbano (Puntos Suspensivos) los hicieron en 1987 o así, cuando ambos tenían 19 años.



14
De: Jesús Cuadrado Fecha: 2005-03-22 13:02

El Paco Mir fue historietista...
---



15
De: RM Fecha: 2005-03-22 13:03

Y muy ingenioso, en efecto.



16
De: Apolo Fecha: 2005-03-22 18:16

Pues yo que vivo cerca de Barcelona me he tragado casi todos sus espectáculos y son buenísimos. Su paso por televisión es irregular bajo mi punto de vista, algunos programas estupendos y otros para olvidar, en cualquier caso no se puede discutir la profesionalidad de estos humoristas natos que se compenetran como si fueran uno solo.
Por cierto, Paco Mir es todo un empresario. Aparte de historietista, también tiene "la culpa" de que algunas pelis hayan visto la luz: "Lo mejor que le puede pasar a un cruasán", por ejemplo.

"Sit" no me pareció de lo mejor que han hecho, aunque sí una gran noche de entretenimiento.
No sé por Cádiz, pero aquí en el Fortuny de Reus, una vez finalizado el show, esperan en la puerta del teatro, en plena calle, para saludar a la gente y desearle las buenas noches. Vamos, que no se van hasta que no han saludado a la taquillera...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.21.160 (b9c3ceab1d)
Comentario