2004-07-03

278. ZAPATITOS

Es un decir, claro, porque cada vez van calzando una talla más grande. Es el ritual más o menos de cada estación: excursión al centro, en busca de zapatos para los niños en una zapatería especializada (que no todo iban a ser tiendas de cómics en este mundo).

Es curioso esto del merchandising, fíjense. Uno podría pensar que una prenda de vestir de la talla 12, un poner, sería más barata que la misma prenda de la talla 46. Pero no. Valen lo mismo o, si me apuran, hasta más cara es la más pequeñita. Lo mismo con los zapatos. No sé qué pie andan calzando ahora Daniel y Laura, pero cónchiles, me costaron mis buenos ochenta euros los dos pares de sandalias para que se destrocen los talones en verano (¿hay algo más incómodo que la tirita de atrás de una sandalia?) y se les queden los intermedios de los dedos de los pies ennegrecidos después de una caminata o un partidillo de futbito en la plazoleta.

Uno recuerda, de niño, lo que le gustaba comprar zapatos, sobre todo por aquello de que iba creciendo de número y así uno se hacía la ilusión de que era más grande (no crecí mucho de altura, y me quedé en un 42 de zapato, 43 en ocasiones, según las normativas de la Unión Europea). Los zapatos Gorila, los zapatos Bonanza. Un coñazo de cualquier manera, porque eran batalleros pero nada cómodos, y encima tenían cordones, que aborrezco: donde esté la comodidad de un contrafuerte pisado, que se quite tirar de los hilos.

Pues hechos dos pimpollos, ayer, los dos, con sus zapatitos nuevos. Ya hoy empezarán a quejarse de que les duelen los pies (menos mal que se han inventado las tiritas), y a poco más de una hora de estrenarlos ya tenían los zapatos degastados por la puntera. Los niños son así.

Dentro de unos años, ay, calzarán solamente esas horribles zapatillas deportivas que están ahora de moda entre la juventud. Las niñas ya no quieren ser Cenicienta y me da en la nariz (¿captan?) que ya nadie sueña con beber champán en un zapato de charol.

Una profesión con futuro, la de podólogo. Me temo que, con tanta zapatilla deportiva, muchos pies acabarán deformados y los chavales de hoy lo notarán en carnes en cuanto empiecen a subir de peso.

Me voy a dar mi paseíto de costumbre, descalzo, por la playa...

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/19951

Comentarios

1
De: RPB Fecha: 2004-07-03 18:19

Rafa, acabo de leer el primer tomo de _Léon La Came_, de Chomet y De Crecy. ¿Lo conoces? Es un cómic satírico y feísta, bastante bueno.



2
De: Manuel M Fecha: 2004-07-03 20:58

Si no hubiera venido tan al caso la última frase te habría gruñido. Que aún me faltan unos días para poder pisar las orillas gaditanas, y me da envidia.



3
De: Manuel M Fecha: 2004-07-03 21:00

Y en cuanto a zapatos, a mí había que comprarme los Gorila. No porque regalasen la pelota de goma, que todavía la traían en mis tiempos, sino porque eran los únicos que aguantaban enteros hasta quedárseme chicos.



4
De: RPB Fecha: 2004-07-03 21:50

Pues yo, de zapatos, nada: botas de lluvia, que uso desde septiembre hasta abril, y tan contento. En verano, tenis, y zapatos sólo si voy de boda.



5
De: Cano Fecha: 2004-07-04 00:27

No se crea Vd. que los expertos no han puesto ya el grito en el cielo, pero siempre es lo mismo, que si tal te hace mal, que si cual da cancer, que si aquello acorta la vida...

...¿y la de veces que uno se acuerda de lo molon que iba aquel dia?, eso no te lo quita nadie...



6
De: Roberto Fecha: 2004-07-04 10:29

Hola.
Esta es la primera vez que inserto un comentario y, aunque no tenga nada que ver con el tema del que trata, me gustaría saber si ha leído "Las Cenizas de Ángela" de Frank McCourt. Sobre todo me gustaría saber qué le ha parecido.
Muchas gracias, y ánimo, si sirve de algo mi memoria me dice que es pronto cuando surge el hartazgo de ir de compras.



7
De: RM Fecha: 2004-07-04 10:38

Sí lo he leído. Me gustó mucho (más a mi madre, que recordaba experiencias similares). También me gustó mucho la continuación "Lo es", por aquello de la experiencia docente de Frank. Se nota, eso sí, que era un libro único y que, como era desconocido, lo editaron en dos partes (que no todo va a ser Ilión).



8
De: Toni Fecha: 2004-07-04 18:45

La tirita de atrás en las zapatillas/chanclas hay gente q no solo las ve necesarias, sino imprescindibles (veáse, mi novia)... y últimamente cada vez le cuesta más encontrarlas...



9
De: INX Fecha: 2004-07-05 09:28

El truco para cambiar de zapatos de invierno (cerrados ) a zapatos de verano (abiertos), y viceversa, está en meter los suosdichos en el congelador 24 horas, antes de estrenarlos...parece una chorrada, pero funciona, que lo he comprobado. Lo suyo, es ponerselos recien sacados del congelador y que vayan "derritiendose" poco a poco con tu pies dentro, a ser posible dando unos pasos...es un a sensación indescriptible, además de un remedio eficaz contra las rozaduras...la explicación, imagino, debe ser que con el frío, el zapato encoge...al ponertelos congelados y dejando que recuperen la temperatura normal, con el calor de tus pies, va amoldandose a la forma de estos. MANO DE SANTO. A partir de ese momento, ni los notas, tienen exactamente la forma de tus pies y son los zapatos recien estrenados más cómodos de tu vida...yo lo hice con los de novia, que además eran de piel, y no sabía si se estropearían, pero me arriesgué y no solo no se estropearon, sino que además estuve toda la noche sin enterarme si quiera...pruébenlo.
Desde que lo hice por primera vez, lo hago siempre, para mí eso de las tiritas es cosa del siglo pasado...



10
De: RM Fecha: 2004-07-05 10:57

Coño, con menos de eso la Esquivel escribe un libro. "Como hielo para zapatitos".




11
De: INX Fecha: 2004-07-05 11:19

Sí, me excedí un poco, verdad?
;))



12
De: Roberto Fecha: 2004-07-11 12:18

INX, es cierto que te has puesto los zapatos de tu novia...



13
De: RM Fecha: 2004-07-13 14:31

Lo dudo: Inx es una chica. Bueno, una señora casada :)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.25.146 (cb0b53f212)
Comentario