Estuve el fin de semana de copas. Ya saben ustedes, salir de marcha y acabar con la impresión de que uno va por la vida imitando a Dinio. Porque es una gran verdad, que dijera el no bien ponderado Vader: la noche me confunde.

Uno ha sido siempre más de sentarse en un banco, o en un sofá, con o sin bebida con cubitos en la mano, y charlar y charlar hasta que te dan calambres. Vamos, que no, que cuando pensaron el anuncio aquel de los noctámbulos, los crápulas y eso no me tomaron a mí como modelo. Y, desde que uno es papá, menos sale todavía (ya ni siquiera al cine como en tiempos), y contadas son las oportunidades que a uno le quedan para ir de copas con los amigos y pasar eso que se llama un ratito divertido.

Para empezar, claro, el ruido infernal. Todavía no he aprendido a leer bien los labios, y si me cuesta trabajo hablar por un móvil con toda la contaminación acústica que hay siempre alrededor, por no hablar de la falta de cobertura, no les digo a ustedes la barahúnda que suele haber en eso que eufemísticamente se ha dado en llamar "bar de copas". Y pongo el ejemplo del móvil porque, sí, en medio de una algarabía de chunda chundas estrepitosa y pantallas de televisión donde unos frikis en mountain bikes se daban unos carajazos de impresión, varias nenas de las de antes de ahora hablaban por el móvil como si estuvieran gozando de la inmensa placidez muda del Sáhara.

Es curiosa la fauna de la noche. Y si uno la ve con cierto despegue y cierto cachondeo (cosa que yo no puedo siempre, porque salta el moralista que hay en mí) da para escribir mucho, para reírte mucho y para conocer un pelín más a la especie humana de la que formamos parte posiblemente porque no nos preguntaron antes.

Comentábamos la falta de glamour en general. No sé en los baretos que ustedes frecuentan, pero en los que yo no frecuento y a los que de tarde en tarde me asomo había una total falta de inteligencia en esto del vestir, del hablar, del comportarse, hasta del beber o de tatuarse (una profesión con mucho futuro, sí, la de quitador de tatuajes dentro de diez o quince años). La gente enmascara su soledad, o ni siquiera se da cuenta de que lo hace, emperifollándose a ver si folla, e imagino que dará buen resultado cuando el ejemplo cunde. No es que uno pretenda que el personal vista de Armani y cite a Descartes, pero una cosa es ir a la moda y otra dar el cante, parecer modelno y acabar yendo por la vida de pilingui.

Será que uno se mira en el espejo falso de Sexo en Nueva York, pero les juro que hasta vi a sus cuatro equivalentes gaditanas, treintañeras largas bailoteando en una barra, comiéndose con los ojos a todo lo que tuviera pantalones y cargara, pero me temo que sin las conversaciones afiladas de Carrie y compañía.

Que una cosa es el glamour y otra muy distinta la clase.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/19909

Comentarios

1
De: RPB Fecha: 2004-07-01 21:03

>Uno ha sido siempre más de sentarse en un banco, o en un sofá, con o sin bebida con cubitos en la mano, y charlar y charlar hasta que te dan calambres.

Ya somos dos, jefe :) Y si tiene que haber música, que haya de la buena.



2
De: rvr Fecha: 2004-07-01 21:43

Uy, que en Sexo en NY hay de todo... ¿te refieres a que eran cuatro Samanthas? ;)



3
De: Francisco Fecha: 2004-07-01 21:56

Soy de tu misma opinión, Rafa. Si uno se junta con los amigos, es para estar de tertulia con ellos, no para soportar un estruendo infernal que algunos llaman "música". Nunca he aguantado las discotecas. Donde se ponga un buen café, con música suave de fondo, en el que tener una tertulia tranquila que dure toda la tarde, que se quiten todos los bares, discotecas, pubs y garitos similares.

Y no me habléis de que en los cafés no se liga, porque servidor, aprovechando esto del anonimato internetero, debe confesar avergonzado que jamás en su vida ha sido capaz de culminar con éxito un acercamiento al sexo opuesto en una discoteca. Consecuencia seguramente de la propia incomodidad que me producen semejantes antros, pero es lo que hay.



4
De: Manuel M Fecha: 2004-07-01 22:54

Tampoco yo soy capaz en una discoteca, es una asignatura pendiente de la que quizás haga prácticas en verano. Aunque por desgracia tendré pendientes otras asignaturas que me lo impidedirán. Gajes del estudio.

Pero eso sí, yo me lo puedo pasar muy pero que muy bien yendo de discoteca con los amigos y (que no falten) las amigas. Me va el bailoteo, pero me canso enseguida del pésimo chunda-chunda que ponen en casi todas partes, y por eso intento elegir bien a qué sitios voy.



5
De: Juanmi Fecha: 2004-07-02 08:08

No bebas mucho, Rafa. Resérvate para la Semana Negra, que habemus espicha!



6
De: daniel Fecha: 2004-07-02 09:29

Me temo que nos estamos poniendo mayores... Esta noche salgo yo y me llevarán a un sitio de esos que has descrito tan contundentemente y que explican que la gente se droge, porque es difícil pensar en resistirlos a pelo... Pues a ver como hago para animarme y estar encantando de esta ración de "living la vida loca" después de leerte.



7
De: RM Fecha: 2004-07-02 09:39

Parece que suele servir dejar el cerebro en casa :)



8
De: Javi Fecha: 2004-07-02 10:43

Was de summer longer?
was the snow whiter?
did the sun shine brighter?
OR JUST I AM GETTING OLDER?
Wolfstone - Song of yesterday



9
De: RM Fecha: 2004-07-02 10:55

The problem is I always felt this way
-RM, Song of a lifetime :)



10
De: INX Fecha: 2004-07-05 09:05

Pues si vieras cómo van las "niñas" canarias, flipabas...con 13 años, 13, se ponen cinturones anchos en vez de faldas, se pintarrajean las caras y a la matiné...a beber cócteles de colorines y sin alcohol, pero fumando como camioneros...si con esa edad hacen eso, ¿qué dejarán para los 20?



11
De: RM Fecha: 2004-07-05 09:06

Ingrid... ¿hace mucho tiempo que no sales por Cádiz?



12
De: INX Fecha: 2004-07-05 09:33

Pues sí, como cerca de 2 años...¿por qué, allí está la cosa también así?



13
De: RM Fecha: 2004-07-05 10:02

Po zí :(



14
De: Abin Sur Fecha: 2004-07-05 10:32

Un amigo mío, al ver a estas niñas por la calle, las mira de reojo y dice con voz queda: "Mañana toas preñás"...



15
De: RM Fecha: 2004-07-05 10:56

Una carga más para las abuelas...



16
De: Francisco Fecha: 2004-07-08 18:54

INX, por aquí por los Jaenes, las chavalas van igual. A las discotecas, y últimamente, algunas incluso a clase... que dos veces este año hemos tenido que echar mano de una profesora que le explicara a alguna alumna que la ropa, aparte de para presumir, sirve para taparse. Por mucho calor que haga, vamos.

Y lo de "mañana toas preñás" es bueno. Por aquí utilizamos el manido "es que las visten como..." o nos preguntamos "¿y la madre, la habrá visto bien antes de dejarla salir?"



17
De: Anónimo Fecha: 2004-07-26 21:25

Bah, pura parafernalia elitista y carrozona.

Las cosas no son blancas o negras. Siendo frikkis a más no poder, ¿cómo podéis criticar tan alegremente el mundo de la noche? Las cosas no son blancas o negras. El espíritu de marcha no es sinónimo de incultura o de falta de gusto en el ocio. Yo leo a Descartes, y al mismo tiempo disfruto de un rato divertido en los baretos bebiendo con mis amigos.

Este texto de RF, siendo tal vez una excepción, es un auténtico absurdo. Contiene prejuicios declarados contra toda una juventud que es libre de escoger lo que le plazca (explícitamente, por ejemplo admite prejuicios contra la forma de vestir de cada uno). Luego están cosas como lo de "enmascaramiento de la soledad", que es la mayor estupidez que he leído en mucho tiempo. Precisamente los estudios sociológicos determinan que la gente extrovertida está irremediablemente ligada con esta forma de diversión noctámbula, con el mundo de la noche y la diversión, que es al fin y al cabo lo que viene a hacer la gente que sale los fines de semana: divertirse.

Que se os ve el plumero de amargura y de aislamiento, o de envidia, o yo qué sé...

En definitiva, una cagada total de texto. Aunque, repito, sea una excepción.



18
De: maribel Fecha: 2006-02-25 21:43

El mundo de la noche siempre ha sido raro,moderno,ha sido para divertirse, ligar y disfrutar. Pero en estos tiempos, se ha llegado ya al colmo,sobre todo empezando con la moda de los botellones,y terminando con la viloencia que engendra la embriaguez. La juventud y el mundo de la noche va de culo,si estamos así ahora..¿que pasará con los niños en el futuro? piensenlo ustedes pos sí mismos...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.204.107.91 (0a8e75f7a1)
Comentario