En California, según cantaban los mineros de La leyenda de la ciudad sin nombre, llamaban María al viento, y la lluvia era Tess (el fuego era Joe, cosas del machismo inherente a esa divertida pandilla de bohemios).

Estos días, independientemente de que yo cante la danza india o no, están cayendo chuzos de punta en un montón de pueblos del litoral. Lo malo no es que la lluvia sea necesaria (no imaginan quienes no han pasado por eso lo insoportable que se hacen las restricciones de agua precisamente porque pasan años sin caer tres gotas), lo malo es que pueda ser tan dolorosamente feroz y salvaje.

Todas las riadas, todas las calles inundadas de barro, los coches volcados y las playas destrozadas tan cerquita de las vacaciones de Semana Santa nos traen, en el fondo, la inevitable reflexión primera de lo mal que hemos construido en este país nuestro durante tantos años. Se ha construido y se construye en el cauce de los ríos, y la naturaleza no entiende de urbanizaciones ni de carreteras: Dios es el gran matemático, el gran arquitecto, no jugará a los dados, pero que le eche un galgo el más inteligente ingeniero de caminos que pueda haber habido.

La segunda reflexión que me hago, tan cerquita de empezar a explicarles a mis chavales el Romanticismo, es lo equivocados y pomposos que fueron aquellos adolescentes literarios del dieciocho y el diecinueve, cuánto se equivocaban al querer equiparar sus sentimientos desbocados con la fuerza de la naturaleza cuando ésta campa por sus anchas.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/17125

Comentarios

1
De: V. Fecha: 2004-03-29 19:53

De hecho, algún que otro poeta romántico, hijo de la pérfida albión (donde proliferaban cual cucarachas), murió ahogado en alta mar a causa de un temporal...

V.



2
De: RPB Fecha: 2004-03-29 19:56

¿Qué será lo que está mal construido exactamente, Rafa? ¿Los edificios, el alcantarillado...?



3
De: RM Fecha: 2004-03-29 20:08

Al parecer, la disposición de los edificios: el litoral es zona de aluvión.

Y el alcantarillado no es capaz de absorber una riada: ni el caudal del agua, ni su fuerza, ni la cantidad de porquería que baja con el agua: rocas, árboles, bichos muertos...

Pare, que estan matando la tierra, que cantaba Serrat.



4
De: RM Fecha: 2004-03-29 20:09


Percy Shelley, en efecto. A quien se menciona en mi novela. Mucho mejor poeta que Lord Byron, por cierto.



5
De: V. Fecha: 2004-03-30 06:53

Sí. Pero Byron era todo un personaje, y ejercía un poder gravitatorio sobre sus contemporáneos semejante al de un sol. Era para ellos la personificación del romanticismo.

V.
Post: alguno, como el doctor Polidori, hasta lo reinventó, le puso colmillos y le llamó Lord Ruthven.



6
De: RM Fecha: 2004-03-30 08:30

Mucho mariquita había en ese grupo. Salen todos, todos en mi novela :)



7
De: V. Fecha: 2004-03-30 09:41

Pues menos lobos, ¡y que circule...! (jeje)

V.



8
De: Jueves Addams Fecha: 2004-03-30 10:32

y qué de tiempo hace que no veo la película, ni oigo lo de "wandering star": gracias por recordármelo, que ahora me dan ganas de volver a verla.
Saludos



9
De: Daniel Fecha: 2004-03-30 10:48

De acuerdo con el dato que Percy Shelly era mejor poeta que Lord Byron, pero era peor persona que él, y a las pruebas me remito, pues a su famosa compañera Mary, la trató con la punta del pie (y me quedo corto). Pienso que para valorar a una persona hay que tener en cuenta todos los datos posibles, no solo los artísticos.¿no creéis lo mismo?
por cierto, Rafa, soy el hermano de Susana. Saludos



10
De: RM Fecha: 2004-03-30 12:46

Hola, Dani. La pobre Mary Shelley es que lo llevó crudo toda su vida: se les murió un hijo y luego se quedó viuda, sus padres se divorciaron, le birló el amante a la hermana y viceversa...

Pero no podemos valorar a los artistas pasados, desde el presente, más que por lo que nos dejan: los sentimientos reales o ficticios que nos comunican con su obra (jo, qué pedante me ha quedado).



11
De: RPB Fecha: 2004-03-30 13:41

>Mucho mariquita había en ese grupo.

Ya lo contaba Pedro Vera: "-Shelley y yo hemos estado practicando la sodomía, así que no hemos podido acabar nuestros relatos.
-Sí, este cabrón no dejaba de darme por culo"

:-P



12
De: Daniel Fecha: 2004-03-30 16:41

Continuo con Shelly;

No se puede desligar en la poesía de Shelly, por muy bien que escribiera y por muchos sentimientos que pusiera en su escritura, lo político de lo puramente literario. Es más, esos sentimientos que imprimía en sus versos no eran tan puros ni tan honestos como pretendía si después en su vida privada era estafador (debía dinero a todo el mundo), cruel (tanto con su padre, madre, hermanas como con sus hijos), y mujeriego (las pobres mujeres con las que ocupó su vida, creo que tres, no cabían por las puertas de sus casas). No es defendible un personaje que escribe loores a la Revolución, que pretendía que los poetas debía reconstruir la sociedad que estaba podrida (los poetas son los legisladores del mundo, decía) y que ellos eran superiores intelectualmente. Para mi Shelly, por muy buen escritor que fuera, era un falso que se creía superior al resto de las personas. Se parecía mucho a Rousseau que se ocupaba de la humanidad en general, con sus ideas, pero que ignoraban, ambos intelectuales, a las personas en particular. (¿vale para crear polémica?)


Por cierto, me estoy leyendo el libro de Byatt “Posesión”, sobre Randolph Ash. He buscado algo sobre este poeta romántico y no he encontrado nada ¿existió realmente o es fantasía de A.S. Byatt?
Saludos.



13
De: RM Fecha: 2004-03-30 17:13

Ni idea,no me suena de nada.

Pero, ya puestos, tampoco Lord Byron era un santo, ¿eh?



14
De: RM Fecha: 2004-03-30 17:17

Puestos a elegir un romántico, yo me quedo de todas todas con John Keats.



15
De: Jórzua Fecha: 2004-03-30 19:18

http://dreamers.com/cgibin/foros.cgi?foro=fictionfacts&leer=167

Je. Habaldno del rey de roma, en anteriores commetns



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?