Lo prometido es deuda. Febrero de 1978. Todo es auténtico, palabrita, tal como aquí se narra.


Era el primer carnaval en democracia plena, y la pandilla o el Colectivo decidieron salir a la calle a festejarlo. Todo el mundo se buscó un disfraz con el que vestirse (porque en Cádiz la gente no se disfraza, sino que se viste de tal o cual cosa, encarnando durante unas horas la personalidad auténtica de la ropa que usa), menos nosotros, que no teníamos imaginación para salir en pijama o colocarnos una sábana por encima y hacer el fantasma.

La idea se nos ocurrió a las dos de la tarde del mismo sábado, en mi casa. Todavía coleaba en nuestras mentes La Guerra de las Galaxias (lo nuestro ya empezaba a ser algo patológico), ¿qué mejor que vestirnos de los personajes de la película? Miguelito Martínez, chino para todo, tenía un kimono blanco que se asemejaba bastante al traje de granjero desértico de Luke Skywalker, sólo hacían falta unas vendas acá y allá y unos correajes más o menos vistosos; Han Solo no era más que un cowboy sin Stetson, así que únicamente precisé de un chaleco negro improvisado por mi madre y una pistola galáctica, nuevecita, que habían traído los Reyes a uno de mis primos pequeños. El problema nos lo planteó Juanito Mateos: dada su corpulencia, sólo cabía en él interpretar a Chewbacca o a Darth Vader. No había alfombras peludas a nuestra disposición, de modo que tuvimos que olvidarnos de que hiciera el wookiee y permitir que fuese el malo, que también tenía su aquel. Una fuente de plástico que yo tenía arrumbiada por mi casa desde que era niño, y que me había valido de casco de marine en algún juego violento que después me haría pacifista (toma ya teoría a favor del juguete bélico), sirvió de base, pintada de negro, para que el manitas de Miguel le fabricara con cartulina un yelmo que acabó siendo impresionante. Un jersey de cuello alto, unos pantalones negros y unas botas de agua completaron la ilusión. Sólo nos faltaba la capa. Una vieja cortina verde que había en mi casa nos hizo el avío. Darth Vader vestía todo de luto, pero como íbamos a salir de noche y por calles oscuras y borrachas, nadie se iba a dar cuenta. La habilidad manual de Miguel no tenía límites: un palo de escoba cortado en dos trozos, recubierto de papel de aluminio y con el manillar de una bicicleta por empuñadura, se convirtió en dos sables de luz calcaditos a los de la película. En menos de ocho horas tuvimos tres disfraces perfectos.

Quedamos en reunirnos por la noche en casa de Pedro Alba. Los amigos fueron llegando uno a uno, con los disfraces que habían podido agenciar más o menos deprisa. La fantasía recargada todavía no había hecho su aparición, ni la gracia zumbona característica de otros carnavales futuros de mayor experiencia, y por eso los disfraces eran en su mayoría un apañito decente, ropa de todos los días reconvertida a nuevos usos que hacía las veces de traje de alpinista, baby escolar o camisón con palmatoria y orinal. Téllez, todavía encadenado al luto (y lo que le quedaba al pobre), se vistió de poeta maldito, esto es, de sí mismo, con el único remate de una gorrilla anarcoide y un libro de Baudelaire que a fin de cuentas parecía una biblia bajo el brazo (más le hubiera valido disfrazarse directamente de cura). Pedro Alba tampoco se complicó demasiado la vida, y sus muchas panas de diario, más la boina y la garrota de rigor, le prestaron un aire catetil que le venía de perlas. Un desconocido enmascarado, que no abrió la boca en toda la noche, enfundado en un traje de Supermán y con la bandera andaluza por capa y una boina roja carlista en la cabeza, el superhombre de nuestro sarampión político que pronto iba a trocarse en desencanto, nos acompañó esa noche, para mosqueo de propios y extraños, puesto que ni se reía ni hablaba ni sabíamos quién podría ser. Era Manolo Ruiz Torres.

Por supuesto, ningún otro disfraz podía competir con el gracejo y la elegancia de los tres caballeros galácticos. La modestia me honra.

Nada más salir de casa de Pedro, la gente empezó a identificarnos, sobre todo los niños. No sólo eso: la chiquillería no parecía ser capaz de advertir que fuésemos tres imbéciles disfrazados a la mitad, sino que llegaron a creer que éramos de verdad, no ya los actores, sino los personajes escapados de la pantalla. Al principio el acoso infantil nos hizo gracia. Luego tuvimos que acabar corriendo.

Por Teniente Andújar arriba una caterva de niños excitados y sudorosos dio en perseguirnos. Yo no sé si querían autógrafos, tocarnos para ver si éramos de carne y hueso o arrancarnos de recuerdo un trozo de ropa (en mis deseos juveniles jamás se había contado el sueño de ser Sandokán), pero no nos quedamos a averiguarlo. Salimos por piernas, acorralados por una manada bajita y vociferante, y tuvimos que ocultarnos en una casapuerta conocida (la de mi abuela) cuyo portón cerramos con esfuerzo a cal y canto, atropellando dedos de manitas ansiosas que querían que los lleváramos en nuestro platillo volante. Fue como una película de muertos vivientes, pero sin vísceras. Juanito Mateos se llevó la peor parte.

--¡Malo! ¿Por qué mataste al padre de Luke?

Entonces, claro, todavía no se sabía que Darth Vader era el padre del joven Skywalker, aunque yo lo sospechaba. Juanito se encogía de hombros por dentro del frutero convertido en casco y aguantaba estoicamente los golpes y pedradas de los niños deseosos de justicia. En vano traté de convencerle para que empleara con alguno de ellos la contundencia de la espada láser (mi pistola no disparaba más que ruiditos y música, ojalá hubiera podido desintegrar a algún mocoso).

Terminamos destrozados, derrengados, con las pistolas rotas y los sables robados. Tanto, que cuando ya de madrugada algún niño más sereno se acercaba incrédulo a preguntar por la princesa Leia, ya no andábamos para más bromas (ni para más carreras), y contestamos con evasivas:

--¿Luke Skywalker, dices? No. Yo voy de karateka, ¿no lo ves?

Y Miguel se contenía para no asestarle un mae geri a la cabeza.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/14954

Comentarios

1
De: fadingblack Fecha: 2004-01-27 21:23

Divertido.
Ojalá los niños de ahora tuviesen la capacidad de creer fantasias como los de antes. Tu narración me ha hecho recordar que hoy en día, a los niños, eso de ser niño les dura cada vez menos. No se muy bien de quien es la culpa.
Como muestra un botón: Estas navidades, los Reyes Magos(porque para mi eso de que son los padres es una mamarrachada, que quede claro, los Reyes son magos y vienen de Oriente; sin discusión posible), pues me trajeron una copia del Anillo Unico, con sus inscripcione en élfico y todo. Yo, más feliz que unas pascuas, se lo enseñe a mi pequeño primo de 4 años. El chasco fue " Ese no es de verdad, no brilla". A lo mejor sigo pecando de ingenua. Me gusta pensar que mi anillo es el más chulo de todos, y que me lo han traido los Reyes Magos de Oriente. Ale.



2
De: Alfonso Fecha: 2004-01-27 21:55

Ver a Mateos vestido de Dart Vader, debió ser un espectáuclo impresionante. Y a vosotros tres corriendo mas.
Desde luego que cosas pasan en carnavales.
Pero entre eso y la ida a Sevilla a ver el Retorno del Jedi, se puede decir que en tu vida han influido mucho los Jedis. Que cosas.



3
De: RPB Fecha: 2004-01-27 22:06

Después de algo así, Rafa, lo normal sería que terminases odiando SW durante el resto de tu vida :D

P.D.: ¡Fotos! ¡Queremos fotos del evento!



4
De: RM Fecha: 2004-01-28 06:26

Sobre todo, Fonzo, porque la capa era verde y daba un cante...

Creo que en los files de la lista de Artifex hay una foto del evento.



5
De: V. Fecha: 2004-01-28 07:48

Muy cachondo el lance, sí señor. Lástima que, como apunta fadingblack, la magia se haya perdido irremediablemente. La culpa es de los fx, joer, que cada día los hacen mejor: antes veías un extraterrestre a quien le temblaban los dedos u orejas de goma y le encontrabas explicación a la cosa (la morfología del bischo, hombre, que le faltan las últimas falanjes; y de cartílagos en los pámpanos no han oído hablar en Dagobah). Ahora, en cuanto un edificio está menos sombreado de lo debido, o no hay reflejos en unas gafas, o... pues que te salta el criajo de siete años de delante con algo como "puag, vaya mierda de trabajo infográfico. Se le ven los pixels".
Pues aplicado a la vida diaria vuestra peripecia habría acabado parecido: con la niñería detrás de vosotros (los que no se queden en casa aprovechando las fiestas para jugar a la Xbox, claro), pero para cachondearse de los sables de papel albal: "mis padres me han traído pa papánoel un sable láser de MasterReplicas, que hace los ruidos exactos y se ilumina y...".
En fin.

V.

Postdata: me pongo nostálgico, mira... cuando era niño, muy niño, en el cole apenas decíamos "ostras" (y alguna "ostias" se nos escapaba, pero bajo manga). Pues me tropecé con un crío hace no mucho tiempo y lo primero que me suelta la criaturita es "joputa", y cuando se iba corriendo seguía con "esgraciáo, gilipollas!". Que no respetan ni los metros.



6
De: V. Fecha: 2004-01-28 07:59

La curiosidad, cagontó, me ha llevado a ojear esas fotos. Los disfraces están pero que muy bien (que hay que tener en cuenta que entonces no teníamos DVD para fijarnos en los detalles), que hasta las rayas rojas de los pantalones de Han les metisteis. Ahora, lo mejor el comentario de Luis Prado: "No, no es Gedeón Montoya haciendo de Han Solo: es Rafa Marín in person". Jejeje...

V.



7
De: RM Fecha: 2004-01-28 10:25

También estoy por ahí vestido de Obi Wan Kenobi, veinte años más tarde...



8
De: alfonso Fecha: 2004-01-28 11:02

hoy que estoy de Santo Tomas de Aqui no se trabaja, tengo tiempo para fisgar por la red. Hostia que fotos. Acabo de ver a Mateo vestido de algo raro. ¿De verda eres tú el que está vestido de Solo?
Joerrrrrr
Ahora los disfraces de tus dos niños de Amidala y Anakin son "cojonantes"



9
De: RM Fecha: 2004-01-28 11:10

Temps era temps...


También se vistieron después de Amidala de blanco y Anakin pre-Vader.



10
De: INX Fecha: 2004-01-28 11:11

Por favor..¿cómo miro esas fotos? ¿dónde tengo que cliquear?

Por cierto, FADINGBLACK, la escritura del Anillo Único no es élfica, sino lengua de Mordor que no reproduciré aquí...
;)



11
De: INX Fecha: 2004-01-28 11:14

Y hablando de niños ultra crecidos, deberías ver cómo visten las crias de 12 años...¿que piensan dejar para cuando tengan 21?
¿y los niños de 9, fumando, y no solo tabaco?
UNA VERDADERA PENA. LA GENERACIÓN SIN INFANCIA.
Con lo chachi que era ser niña...



12
De: RM Fecha: 2004-01-28 11:24

En la lista de correo de Artifex, me temo. Restringida y todo eso.

O me envías tu mail y te las mando :)



13
De: INX Fecha: 2004-01-28 11:30

cristapal@yahoo.es
Para lo que gustes...
;)



14
De: RM Fecha: 2004-01-28 11:39

Pallá van. Comentalas por aquí :)



15
De: INX Fecha: 2004-01-28 12:09

Oye que estaís estupendamente... para que veas, con unos palos de escoba lo bien que dais en pantalla...(fotográfica)
Las más actuales están "sembrás", Daniel hasta se parece a Anakin...y tu de Ben Quenobi, con esa barba blanca, no pareces ni tú...Vader es tu mujer, ¿verdad?
¿Con qué le hicisteís el pelo a Laura para el disfraz de Padme?
Lo mejor de todo, es que ellos disfrutan...(los niños)la foto de ellos dos mirando al futuro...bueno, bueno, bueno...no me las esperaba tan simpáticas, gracias por enviarmelas.
Recomiendo la visualización de Rafa cuando era joven...y tan joven...¿cuántos años tenías en esa foto?



16
De: RM Fecha: 2004-01-28 12:28

Diecinueve recién cumpliditos (soy de febrero) o a punto de.

Eso sí, el peinado era del personaje, no mío.

Y la barba de Kenobi está pintada... con kamfort blanco.



17
De: INX Fecha: 2004-01-28 12:32

Venga ya!!! eso debe ser hasta tóxico...



18
De: INX Fecha: 2004-01-28 12:34

Me refiero al Kamfort, no a los diecinueve, aunque los míos algo tóxicos sí que fueron...



19
De: RPB Fecha: 2004-01-28 13:42

Mándamelas a mí también, Rafa, anda. kamlem40@hotmail.com



20
De: fadingblack Fecha: 2004-01-28 14:11

INX, sé lo de la lengua de mordor. Mea culpa, fallo imperdonable ;) Agredezco la corrección.

Y por cierto, "UNA VERDADERA PENA. LA GENERACIÓN SIN INFANCIA. " Menos mal que aún quedamos "adultos" que nos negamos a abandonarla. Vivan los muñecos de látex, los animatronicos y la escayola. Leñe. Que para mi Jaba The Hutt es de goma. La cosa esa de ordenador que sale en la reedicion me da risita.

Por cierto, ver las fotos seria un puntazo. Se que no nos conocemos de nada Rafa, pero si quieres sera un placer verlas (solo si quieres ¿eh?)... "Retonno a la infancia" ;). Porque te diré que cuando yo vi Star Wars debía rondar los 3 ó 4 años, y ya obligué a mi madre a comprarme un apaño a modo de Luke Skywalker para disfrazarme(siempre preferí los personajes masculinos, aunque ahora se que el molón de verdad era Han Solo).

Bueno, ahí va el mail que me enrollo mas que las persianas (pa lo que gusteis) fadingblack@iespana.es



21
De: RM Fecha: 2004-01-28 14:23

La infancia es cada vez más corta y la adolescencia más larga.



22
De: INX Fecha: 2004-01-28 16:26

FADINGBLACK: Siempre que queden personas de nuestra generación y más atrás, quedarán personas con una muy marcada y, generalmente, feliz infancia...a mí la mía todavía me dura y hasta me ilusiono con los estrenos de la Disney, por poner un ejemplo, como si aún tuviera 12 años (traducido a dias de hoy: "como si tuviera 5 años")
saludos;)



23
De: RPB Fecha: 2004-01-28 18:14

Recibidas, jefe. Muy guapos todos (aunque menudas cejas que te gastabas, oye).

¡Snif! ¿Os dais cuenta? Ya nos enviamos fotos. Ya somos como una familia :D



24
De: fadingblack Fecha: 2004-02-03 00:42

Hola, paso por aqui de nuevo como dos siglos despues para agradeceros las fotos. Aunque parezca increible las he recibido hoy, gracias al "lo sentimis se nos ha jorobado el servidor y si no te va el mail te aguantas" de mis queridos señores de iespana. Y ni siquiera se han dignado en disculparse por dejarte una semana y pico sin el servicio.GRRRRR.
En fin, volviendo a las fotos. Son chulas, si señor. Mu apañaos los disfraces. Que envidia me dais, además. Vosostros si que vivis el carnaval como dios manda.



25
De: Ojo de Halcón Fecha: 2007-01-26 12:03

No leí en su día este post, y me parece magnífico. Qué bonita es la inocencia de los niños (aunque aquí fueron joíos los niños).



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.200.104 (dabf38fc40)
Comentario