UNA OBRA MAESTRA: THE WEST WING
Hoy me he vuelto a enamorar... ¿Es Luis Miguel, el cantante mexicano-gaditano (irredento) quien lo canta? Pues eso mismo. Hay vida después de Buffy. Y, curiosamente, se trata de la misma serie que encandila a Joss Whedon, el creador de nuestra adorada (y por siempre añorada) cazavampiros, la serie que él mismo ha confesado le hubiera gustado idear y escribir.

Hay otro dios en el mundo televisivo, y hay otra serie que se lo está comiendo todo en el medio desde hace años. El creador y escritor de la mayoría de los episodios se llama Aaron Sorkin. La serie, The West Wing. Y, señores, qué pedazo de serie. Inimaginable en estos pagos. Heredera directa de hitos del medio como Hill Street Blues o La ley de Los Angeles, cuyos planteamientos lleva un paso más allá, como digna hija de sus padres. Si hemos visto policías, abogados, detectives privados y oficinistas, familias y médicos de urgencias o de hospital, encargados de funerarias o estudiantes de high-school, Sorkin presenta ni más ni menos que los entresijos de los asesores del presidente de los Estados Unidos, la Casa Blanca y, supongo que de manera inevitable, los destinos del país más poderoso del mundo.

Y lo hace desde una serie de ficción que resulta tan verosímil que cuesta trabajo no intentar buscar paralelismos con la realidad que nosotros vivimos. Según Sorkin, no existen: es decir, si algo sale en los periódicos, se procura que no aparezca en televisión. Nada de becarias, por ejemplo. No hace falta.

La serie es trepidante, amena, juiciosa, valiente, lanzada a tumba abierta a según qué temas. La interpretación de todos los actores, desde el ayudante del presidente al presidente mismo, roza lo sublime. Cuesta trabajo imaginar a ninguno de ellos fuera de esos personajes que ahora encarnan. De hecho, cuesta imaginar los cargos que ellos representan fuera de los rostros que les prestan los actores.

Todo y todos giran en torno a un presidente demócrata que recuerda a Clinton (pero es católico como Kennedy), casado con una doctora que aparece poco, como toda buena primera dama, y que intepreta con una facilidad pasmosa ese grande entre los grandes que es Martin Sheen (né Ramón Estévez). Sheen ya ha hecho de presidente en otras películas (incluso interpretando a Kennedy en aquella miniserie sobre la crisis de los misiles cubanos), pero los años y su talento interpretativo le permiten desarrollar un personaje, Jed Bartlet, catedrático de economía y premio Nobel, que en sus grandezas y sus defectos remite inevitablemente al Augusto que bordara Brian Blessed en Yo, Claudio. Bartlet es sereno en momentos de serenidad, pero dado al nerviosismo, el histrionismo y los deseos de venganza cuando las cosas no salen bien. Casi una enciclopedia de Trivial viviente, es capaz de atosigar a sus colaboradores con detalles peregrinos sobre parques nacionales, islas del Pacífico Sur o citas en latín. Quizá un presidente americano muy poco al uso. Contestado dentro y fuera de su partido (“Quería ver un demócrata en la Casa Blanca y te encontré a ti”, le acusa uno de los magistrados supremos), la serie muestra a la perfección cómo los deseos de contemporizar y no sobresaltar a la opinión pública, las ganas de quedar bien con todos (sea en el momento de impedir una ejecución o de bombardear Iraq) lo hacen frágil a los ojos del espectador. Nada es blanco y negro. Pero Bartlet es también capaz de hermosísimos momentos de dignidad, porque sabe que el cargo es más importante que él mismo, y dónde y cómo tiene que estar para según qué momentos. Su relación con los niños pequeños que recibe en Navidad en la Casa Blanca es antológica. Su reacción al hablar por radio con el telegrafista de un barco que se hunde en medio de una tormenta, lo aseguro, pone un nudo en la garganta. Nunca he visto un presidente (sea americano o no) reflejado con tanta ternura, tanta dureza y tanta humanidad como en esta serie.

Alrededor del presidente (que es, no sé si lo imaginan ustedes, el verdadero secundario de The West Wing, hasta el punto de que en el episodio de presentación sólo aparece al final), se mueven esos grandes actores de carácter que es capaz de ofrecer como nadie la industria del entretenimiento americana. Aquí se demuestra que la televisión eleva a cada secundario a la categoría de actor o personaje principal. Cada uno de ellos (y son muchos), aporta su experiencia, su comprensión del personaje, su empaque. Sin duda ayuda que los episodios estén escritos en su mayoría por una sola persona: recordemos cómo Babylon-5 demostró cómo mimaba su creación J. M. Stracynski, o la manera en que los episodios de Buffy y Angel que están escritos y dirigidos por Whedon destacan sobre el, por lo demás, excelente plantel de colaboradores de ambas series.

Los profesionales que rodean al gran padre blanco son hombres y mujeres vulnerables, frenéticos pero ordenados dentro del caos que son los pasillos y las oficinas del Ala Oeste de la Casa Blanca. Siempre pegados al móvil, rodeados por un montón de papeles que firman, leen, resumen. Pendientes de los congresistas, los militares, los periodistas. Y los grupos de presión (es impagable el enfrentamiento del episodio piloto entre los dos asesores judíos y los fanáticos cristianos de ultraderecha). Divertido y enormemente trágico el pique con el vicepresidente (interpretado con convicción por Tim Matheson); impresionante el aplomo de la jefa de prensa C.J. (Alyson Janney); de quedarse con la boca abierta con los discursos del jefe de personal Leo McGarry y su dramático pasado (John Spencer); con el simpático desparpajo del ingenioso y sarcástico Josh Lyman (Bradley Withford); el antipático pero sensible Toby Ziegler (John Schiff); el servicial pero algo fuera de lugar Charlie (Dulé Hill), el juvenil asistente personal del presidente, un muchachito negro que iniciará un romance con Zoey, la hija menor del mandatario (Elizabeth Moss); o el inteligente y apasionado Sam Seaborn (Rob Lowe en el mejor papel de su carrera), capaz de defender con igual pasión el control de armas, la educación gratuita o a una atractiva call-girl a quien pretende redimir a toda costa, no importa que su carrera política y la de sus superiores puedan correr peligro por su acción desinteresada y quijotesca.

La serie enfatiza los grandes problemas que supone estar en el sitio donde están, cómo un desliz puede causar un caos, cómo la burbuja se hincha y un detalle insignificante causa un incidente internacional o cómo los grandes problemas del momento se sobreviven con buen humor y dedos cruzados. Los diálogos son naturales, vivos, directos, humorísticos cuando tienen que serlo pero sin forzar el chiste tonto ni la maquinaria de lo ingenioso.

Y todo desde un punto de vista liberal (que eso, imagino, es pertenecer al partido demócrata en los USA). Acabo de ver la primera temporada en DVD (en USA van por la quinta) y he caído rendido a sus pies. Aquí, supongo, la acusarán de pro-yanqui o patriotera. Olvidamos entonces que, sobre el tema del poder y la responsabilidad todavía no hemos superado esa obra maestra que se llamó Moncloa... ¿Dígame?.

Qué puñetas, una serie donde el candidato republicano, el rival de Bartlet, es ni más ni menos que James Brolin, que tanto tantísimo se parece a George Bush, es para prestarle atención de partida. Y, para los puristas, supongo que casi podríamos considerar que es una serie de ciencia ficción, en tanto que hoy por hoy nos narra el devenir de una América alternativa donde todavía gobiernan los demócratas.

Ya podemos encender una vela al patrón de los programadores imposibles. Porque (oh, peligro), que yo sepa quien tiene los derechos de emisión en España de esta obra maestra es ni más ni menos que Antena 3.

Dios bendiga el DVD, de todas formas.



Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/11254

Comentarios

1
De: Efe Fecha: 2003-09-12 00:19

Suena interesante.

La ficción política siempre me ha gustado desde aquella vez que hice llorar y dimitir a los delegados de clase en cuarto de EGB... Y es lo que más me gustó de DUNE, junto con la ecología, aunque no tenga nada que ver con el tema.

¿Antena 3?

Uhmmm... ¿Y no sabes si por alguna casualidad la echarán por el canal Fox, o AXN o algo así?

Es que desde que em enchufé al satélite, apenas si salgo de él.



2
De: RM Fecha: 2003-09-12 00:34

Es la típica serie que debería pasar algún canal del plus. Pero por el momento...

Qué ganas tengo que llegue el 20 de octubre, que es cuando sale el pack de la segunda temporada... en Inglaterra, claro.



3
De: Anónimo Fecha: 2003-09-12 00:38

¡¡Antena 3!!. Pues mal asunto. Si los dos primeros episodios no van bien, echarán el tercero y el cuarto y al quinto nos dejarán con la miel en los labios. A mí me has convencido completamente y ya espero el estreno con expectación.



4
De: noimpo Fecha: 2003-09-12 02:17

Que yo sepa los derechos los tiene TVE, y tenían intención de emitirla de aquí a no mucho.

Pero ahora mismo me has hecho dudar, vaya.

¿Aquí han salido los DVDs? Espera, ahora lo miro yo.



5
De: Noimpo Fecha: 2003-09-12 02:27

En el caché de Google aparece la siguiente noticia en la web de RTVE (el 22-07-02):

"LEY Y ORDEN, SIX FEET UNDER Y THE WEST WING, tres de las series más populares en los EE.UU y que pueden verse a través de TVE, han obtenido un gran número de nominaciones para la 54 edición de los Premios EMMY que anualmente entrega la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión de EE.UU."

Se amplía brevemente en varios párrafos, pero no se comenta ninguna fecha de emisión prevista para "The West Wing (El ala oeste de la Casa Blanca)".

Lo del DVD, claro: si no hay doblaje en castellano, cómo van a sacarlos aquí. Si es que estoy tonto.



6
De: vic Fecha: 2003-09-12 02:29

Yo también dudo que se emita en España, o aguante más de cinco capítulos. Es curioso que te fijaras en la escena del telegrafista. Pedro J. la glosó en una de sus homilías del domingo hace ya unos meses (algo sobre Irak criticando a Bush). Eso me picó la curiosidad, antes yo también la tenía catalogada como americanada típica. Y lo es, en el buen sentido, en el sentido de Lou Grant, que creo mejor antecedente que las dos que citas.

Una de las cosas que más me gusta es el ritmo endiablado de las escenas, cortas pero densas; y los diálogos por los pasillos, marca de fábrica del Sorkin.

Terminé hace semanas la primera serie de Sorkin: Sports Night, las andanzas de una redacción deportiva en un TV de cable. Impresionante. Al mismo nivel de West Wing, con un tema menos elevado. Aunque, como pude dudarlo, aun así se las arregla para hablar de todo lo divino y lo humano. Muy recomendable. Y esta sí que no tiene la más mínima oportunidad.



7
De: RPB Fecha: 2003-09-12 03:20

(off-topic) Rafa, conseguí un ND (el 138) en el que hay una crítica tuya sobre _La batalla más allá de las estrellas_. A ver si lo vemos reeditado un día de éstos en este bleurgh (o como se diga).



8
De: Alvaro Fecha: 2003-09-12 03:23

No la he visto y no la puedo juzgar, pero me parece imposible que llegue a los límites de mala hostia cafre de "Sí, Ministro"....



9
De: Pep Fecha: 2003-09-12 04:06

Y sin haber visto nunca esta serie, el tema me recuerda a otra gran serie producida por la BBC: ¡Sí, ministro!

Del año 1981, todos los episodios tienen la misma estructura y escenarios que giran entorno de la figura de un ministro inglés, un tanto ingenuo, y sus asesores (hábiles y poco escrupulosos).

¡Ahhh, en momentos como estos me encantaría saber suficiente inglés y comprar todos los DVDs que venden en Amazon de esta otra gran serie!



10
De: Pep Fecha: 2003-09-12 04:09

No había leído el comentario de Álvaro, y es que enviaba este mensaje a través del Feedreader... veo que no soy el único que ha pensado en esa (repito) genial serie al leer el comentario.

¿Mala hostia cafre? Bueno, sí, un poco. Pero con gran ironía (lo que la hace peor aun) :-)



11
De: RM Fecha: 2003-09-12 04:17

Esta es un drama. Sí es cierto, recuerda a Lou Grant. Pero es que Lou Grant es el gran padre de toda la tele dramática que luego reinventó Steve Bohcho (o como se escriba).

Confieso que me emocio con TWW en todos los episodios.

Y ya tengo otro par de héroes, aparte de Spike: Josh y Sam, cada uno a su estilo. ¡Me encantan las relaciones amorosas de esos dos tipos! Todo duros y tal, y vienen a picar con las mujeres más encantadoramente inadecuadas.



12
De: vic Fecha: 2003-09-12 10:17

Acabo de recordar de qué hablaba Pedro J. en el artículo. El Prestige y la postura de Aznar los primeros días negándose a visitar las playas. Contraponía a ésta la actitud de Bartlet ante la desgracia del barco condenado, impotencia y solidaridad. Qué gran escena, vive dios.

Cambiando de tercio, y ya que los tebeos y el cine nos dan tan pocas alegrías, ¿no crees que sería éste un buen momento para revisitar la tele? Para los comics y el cine, de genero o no, tenemos profusión de largos y sesudos ensayos, algunos tuyos. La tele y sus entresijos es el gran olvidado de los medios. Anímate y escribe algo sobre las maravillas de la caja tonta, que sé de buena tinta lo que te está costando completar las 50 obras maestras de xxx.

Dejando a un lado a los ingleses, que constituirían un panteon aparte, así de sopetón me salen estos ilustres yanquis:

James L. Brooks
El Show de Mary Tyler Moore
Taxi
Lou Grant
Los Simpsons
Y algunas pelis muy estimables.

Davis E. Kelley
Ally McBeal
Picket Fences
Chicago Hope
Boston Public
El Abogado
La ley de los Angeles (productor ej. y escritor principal)
En un sólo año llego a tener tres series en pantalla, escribiendo la mayor parte de los episodios de todas ellas. Riete de Pedro Camacho, Marito. Está casado, además, con la Pfeiffer, que tío.

Steven Bochco
Hill Street Blues
L. A. Law
NYPD Blue
Murder One
Escribidor, además, de Colombo y McMillan

Josh Whedon
Buffy
Angel
¿Firefly?

J. M. Straczynsky
Babylon 5

Aaron Sorkin
The West Wing
Sports Night

Marshall Herskovitz & Edward Zwick y Winnie Holzman
Treinta y tantos
My So-Called Life (Es mi vida, creo, por estos lares)
Once and Again (Una vez más)

Y esto mirando sólo los últimos quince años. Creo que merece la pena una mirada crítica y divertida a este mundo. Mientras te animas, voy a buscar algun libro sobre la historia y la intrahistoria de la TV. Seguro que salen cosas muy interesantes.



13
De: hartree Fecha: 2003-09-12 15:56

Hola,

Añade a la lista esa "Dead Like Me", va por la primera temporada todavia sin sin completar (tiene 15 capitulos), bendito emule, pero estoy enamorado, si continuan haciendo temporadas tiene todo el potencial para convertirse en el sustituto de Buffy.



14
De: Borja Fecha: 2003-09-12 16:32

Esta sere de West Wing la anunció TVE la temporada pasada. Todavía estamos esperando.
Aunque intuyo que la emitirán en sustitución de Urgencias cuando se termine la octava temporada o en la 2 en su noche de series si la serie es producto de la Warner.

¿Por que las series de más exito de USA tienen al menos un nivel aceptable (quitando unas pocas) y las series de más exito españolas suelen ser basura (aunque haya excepciones)?



15
De: RM Fecha: 2003-09-12 19:46

Porque los americanos son tontos y no tienen cultura y no saben identificar España en un mapa y nosotros somos listísimos y cultísimos y sabemos dónde está Wisconsin



16
De: Alfonso Fecha: 2003-09-12 20:45

Coño, eso no es justo Rafa. Allí hay 300 millones y aquí solo 30 y tantos. Estiy seguro que los porcentajes se mantendran en uno y otro pais. Así que junto a series esplendidas yankis hay mierdas pinchás en un palo, que no nos llegan, por suerte.
Y otra cosa: ¿como va lo tuyo con la la alcaldesa?.
A ver si la vamos a cagar :)
Salud



17
De: RM Fecha: 2003-09-12 21:14

Que no... que hay interés (me llamaron anteayer), y la semana que viene o la otra nos reuniremos para plantear el proyecto refinitivo.

Y claro que no es justo el comentario anterior, Fonzo. Pero insistimos en mediocrizarlo todo, y viendo según qué pelis, según qué series y según qué libros te das cuenta de que los mediocres también somos nosotros. Y encima no queremos reconocerlo.



18
De: Borja Garcia Fecha: 2003-09-12 21:26

Sí en America tambien hay ponzoña a saco (seguro que mucho más que aquí) pero lo que decía yo es que estrenan The Shield y es número 1 de audienca por cable, aquí en la ETB acabó la primera temporada a las 3 de la máñana (cada capítulo lo daban un poco más tarde que la semana anterior y empezó a las 21:30 y eran 13 capítulos)

Estrenan Los Soprano y allí lo ven cuatro millones, siendo de las más vistas por cable si no la que más.
Y con las series de las cadenas nacionales más o menos lo mismo: las más vistas son CSI, Friends, Urgencias, West Wing. Series que al menos están bien.

Aquí entre las series más vistas: UPA Dance, Ana y los Siete. O versiones bastardas de series americanas como Hospital Central o El Comisario....






19
De: Ángel Fecha: 2003-09-13 00:03

Sólo quería confirmar que los derechos de The West Wing los tiene TVE y no Antena 3.

Llevan posponiendo su emisión desde hace mucho.

Con motivo del "éxito" de ciertas series USA en nuestro país parece que querían rescatarla del olvido para esta temporada.

Que conste que pongo lo de "éxito" entre comillas, no porque series como CSI no lo hayan tenido... sino porque sólo era necesario que volviesen a emitir ciertos programas en horario decente para que pudiesen destacar un poco.

Pero tampoco quiero enrrollarme con el tema. hace tiempo que dejé de buscarle la lógica a las decisiones de los programadores de tv.

Al menos, puedo seguir viendo URGENCIAS.
¿Hasta cuándo... antes de que hagan una de las suyas?



20
De: Xavier Fecha: 2005-08-22 08:11

Quien canta el tema de entrada de la serie DEAD LIKE ME porfa mandenme respues ok? va Take care



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.71.31 (61d30dd0eb)
Comentario